Portada del sitioPublicacionesEstudios, resúmenes y manualesOrganización de la gestión del agua en Francia
  • Augmenter police
  • Diminuer police
  • impression  Afficher une version imprimable de cet article
  • enviar por email
  • Enregistrer au format PDF
Organización de la gestión del agua en Francia

Organización de la gestión del agua en Francia

Publicado : Abril de 2010

Globalmente abundante, pero sobre - explotada y contaminada por las actividades humanas, el agua se convirtió en un bien frágil, tanto en cantidad como en calidad.

Si en los países desarrollados, la contaminación del agua por las aguas residuales domésticas e industriales cada vez se controla mejor, las contaminaciones de origen agrícola siguen siendo preocupantes. En cuanto a los aspectos cuantitativos, el comparto de los recursos hídricos entre los usos se volvió más que nunca necesaria, en los países desarrollados como en otros países.

En los países en desarrollo, las poblaciones sufren sobre todo de la falta de agua sana y de contaminaciones microbiológicas graves: el agua sigue siendo la primera causa de mortalidad en el mundo con 4 millones de muertes cada año según la OMS. Según el informe de seguimiento 2008 del programa común de vigilancia OMS-UNICEF, aproximadamente mil millones de personas en el mundo no tienen acceso al agua sana y más de 2 mil millones de personas no disponen de saneamiento adecuado. Uno de los Objetivos de Desarrollo del Milenio consiste en reducir de 50% la proporción de personas sin acceso al agua sana y a un saneamiento adaptado (con relación a 1990) de aquí a 2015.

En la medida en que los cambios climáticos van a empeorar estas situaciones, una buena gestión del agua es más que nunca una de las condiciones del desarrollo humano sostenible.

La gestión del agua debe responder a varios desafíos fundamentales:

  • permitir a cada uno tener acceso al agua potable y al saneamiento de las aguas residuales;
  • preservar los recursos hídricos y medios acuáticos;
  • prevenir las contaminaciones permanentes y accidentales;
  • prevenir y manejar las inundaciones y las sequías, luchar contra la erosión;
  • asegurar la producción agroalimentaria limitando los impactos de la agricultura sobre el medio ambiente y los recursos;
  • permitir el desarrollo sostenible de la industria, la producción energética, la práctica de actividades recreativas y del turismo así como de los transportes fluviales.

 

Estos desafíos son a menudo en competición y los problemas no pueden ser resueltos de forma sectorial. Un enfoque transversal es necesario: es la Gestión Integrada de los Recursos Hídricos (GIRH). La realidad geográfica del agua debe tenerse en cuenta, en las cuencas hidrográficas.

Esto supone la definición de una organización institucional y jurídica adaptada: reglamentaciones, organización administrativa, acuerdos y asociaciones, planes de gestión y programas de acción, financiaciones, controles, vigilancia de los medios,…

Esto supone también la movilización de medios importantes:

  • Medios financieros: para modernizar las instalaciones existentes, crear dispositivos y nuevos equipos, establecer las redes de mediciones y análisis, asegurar la explotación, el mantenimiento y la renovación de estos equipos;
  • Medios humanos: para organizar las instituciones, para manejar los servicios y asegurar el funcionamiento y mantenimiento de los equipos, para sensibilizar a los decisorios, para informar a las poblaciones y formar a los hombres.

La experiencia francesa y sus resultados positivos pueden inspirar las autoridades públicas de otros países, aunque la organización debe obviamente ser adaptada a cada contexto local.

El objetivo de este documento es presentar la organización de la gestión del agua en Francia:

  • la política francesa del agua y su organización general.
  • los grandes aprovechamientos y el control del agua.
  • los servicios públicos de agua potable y saneamiento.